jueves, 27 de julio de 2017

Doctor Fernando Arvelo: Eloy Reverón

Figura en la lista de los hermanos que ocuparon el cargo de Gran Maestro, una suerte de presidente electo por un período estipulado por el ordenamiento jurídico masónico vigente. En el caso del momento que nos ocupa, el doctor Fernando Arvelo, quien ocupó ese cargo en el décimo tercer período constitucional, vale decir entre 1869-1873.
El doctor Fernando Arvelo , uno de los fundadores del partido Liberal, figura entre los asistentes a la develación de la estatua pedestre del general Antonio Guzmán Blanco el 14 de febrero de 1874. Había trabajado en torno al regreso del general Páez en 1859, desde las páginas del periódico El Independiente. En 1863 es miembro de la Corte Suprema. Él firma como ministro de Hacienda, el contrato de préstamo con la firma Jusurum  & Zoom.

“Fernando Arvelo, ministro de fomento: es un liberal definido y muy tolerante, inspira plena confianza a los suyos, sin provocar el odio de los extraños.” (FGG. Vol.IX 314)

Ocupando el cargo de Gran Maestro, comienza la edición de la Gaceta Mazónica de Venezuela (Órgano Oficial de la Institución). Caracas, 1 de marzo de 1872 N 1. Publican la Constitución Masónica, y una información precisa que constituye una fuente esencial para comprender cómo esta institución se integra a la sociedad venezolana, y cómo la sociedad venezolana se integra a ella. VER MÁS


lunes, 24 de julio de 2017

El Simón Bolívar de la gente simple Eloy Reverón

No es lo mismo gente simple que gente sencilla. La gente simple es gente simplificada, reducida por un sistema de explotación que especializa muy bien a la gente para los fines que tiene previsto. Lo más importante para este sistema es que la gente consuma la mayor suma de chucherías posible. Ya lo dijo el presidente Bush ante los escombros de las Torres Gemelas: “consuman, consuman, consuman”. Ante las ruinas del Centro Mundial del Comercio, el lugar de reunión de los coordinadores del consumo mundial que gastaron el año dando giros de timón a la economía esperando que sucediera algo extraordinario. Ya lo había dicho el historiador Enrique Bernardo Núñez en su discurso de incorporación a la Academia Nacional de la Historia. Estamos ante las ruinas de una civilización, y los venezolanos debemos poner en tensión nuestro espíritu como el arco de nuestros antepasados. Nuevas formas de conquista se ciernen sobre nosotros. Han transcurrido casi setenta años desde entonces, y la gente sencilla apenas comienza a dar cuenta de ello.
Simón Bolívar
Manuel Gallardo

Para que la gente sencilla consuma chucherías no es necesario obligarla. Solo se requiere simplificarla para poder dividirla, dividirla para poder debilitarla. Para debilitarla es necesario asustarla. Asustada está lista para obedecer las inducciones hipnóticas. ¿Cómo puede saber el sistema la diferencia entre la gente simple y la gente sencilla? La gente simple, simplemente pica el anzuelo apenas olfatea la carnada, come con los ojos cerrados. La gente sencilla en cambio observa y prepara lo que va a comer. Mastica muy bien antes de tragar. Selecciona lo que va a digerir, excreta lo que no va a necesitar. La gente simple no necesita recetas de cocina, la gente simple está lista para servir.

Para producir la mayor suma de chucherías posible es necesario que la gente esté esclavizada. Para esclavizarla lo primero que hay que hacerle creer que es que es libre. Para hacerla creer que es libre es suficiente sustituir su identidad. Sustituir la imagen de sus padres con la imagen de un padre postizo, y si no tiene padre es más fácil encontrar la prótesis de un sustituto. ¿Cómo puedes hacerle creer a la gente sencilla que es libre después de haberle matado a su libertador? Sacarlo del olvido y contar una gran epopeya. Repetirla igual todos los años.

¿Por qué implantar un nuevo sistema de esclavitud si ya habían acumulado suficiente capital? El capital nunca será suficiente. Además llegó el tiempo cuando resultó más barato alquilarlos que comprarlos. Alquilados consumen algo. Comprados había que alimentarlos. El general Páez vendió al Gobierno sus esclavos para después alquilarlos. La nación era libre, no se veían las ataduras de las deudas. La gente simple gritaba libertad, sin saber que después todo sería como igual, pero con otro nombre.
Bolívar desde la Logia
Ciudad Bolívar

La gente simple teme a que le quiten una libertad que no ejerce. Cree que el pasado está atrás como un ancla que no le deja avanzar al progreso. La gente sencilla intuye que el tiempo es uno solo y que Bolívar vive en la unión, la integración de todo lo que simplificaron, redujeron para dividirnos, esclavizarnos y llevarse todos los recursos de la Tierra de Gracia, como siempre haciéndonos el favor de salvarnos, civilizarnos, transferirnos tecnología y llevarnos a empujones hacia el progreso.

La gente simple saca a ventilar su bandera para cumplir con El Decreto. La gente sencilla ondea su bandera orgullosa de tener un lugar de adscripción, una referencia sagrada antes de comenzar el partido de pelota, de identificarse con un ganador en las competencias deportivas mientras que la gente simple levanta los hombros pensando en eso de libertar cinco naciones como una medalla olímpica mientras que la gente sencilla suspira con nostalgia por un Libertador que unió a la gente e integró la Patria para comenzar a liberarla, mientras que sus herederos enemigos la dividieron en seis pedacitos para que todos pudieran manosearla.   

martes, 18 de julio de 2017

Algo más que el Maestro de Simón Bolívar por Eloy Reverón


¿Por qué Simón Rodríguez ha sido conocido, hasta hace relativamente poco tiempo simplemente como el maestro del Libertador?

Levanto la mano y respondo porque en Venezuela lo que hizo fue nacer y vivir en la edad de oro de Caracas. Como maestro y amigo de Simón Bolívar le transmitió la tradición del siglo de oro venezolano. La historiografía tradicional habla de dos hombres geniales, pero esa genialidad es enfocada como un don, como una gracia divina. Entonces la respuesta se hace pregunta: ¿Cuál es la relación de estos seres humanos con el mundo de su tiempo para que el mundo los haya recordado? Si queremos una respuesta a esta nueva interrogante siga el siguiente enlace 

sábado, 15 de julio de 2017

El Bolívar de José Enrique Rodó por Eloy Reverón

Hoy es un día propicio para recordar la presencia de José Enrique Rodó en la Historia de la Filosofía de Nuestra América. Alguien que haya llegado al mundo un día 15 de julio de 1871 con su nivel de formación intelectual y con apenas 45 años de vida, es digno de ser recordado, y aunque el 1 de mayo próximo pasado se cumplió un siglo de su partida al Oriente Eterno, no hemos percibido suficiente eco del merecido recuerdo que merece.

San Bernardino rindió en su momento a
José Enrique 
La vida no es fortuita colocando a las personas con las capacidades natas en los lugares adecuados. Imaginen a un joven que desde su temprana edad alberga los gustos por la historia y la literatura pero sus estudios se ven obstaculizados por la muerte de su padre en plena adolescencia. José Enrique se vio obligado a trabajar a los catorce años de edad como escribano. Se inicia en los misterios de un oficio donde tiene la obligación de dar fe de la autenticidad de las escrituras y de los actos públicos cuya veracidad es necesaria explicar por escrito. El producto de dicha experiencia se vio reflejado en su actividad poética y de crítica literaria al punto de ser fundador, junto con un destacado grupo de intelectuales uruguayos, de la Revista Nacional de Literatura y ciencias sociales.

La característica esencial de los temas más recordados de sus primeros artículos es la de su extraordinaria capacidad para dar fe del sentimiento de malestar social vivido en su época, el cual marcará influjos notables en la generación de relevo, nada menos que la juventud que realizó la renovación universitaria en la Córdova, Argentina. Los pensadores de hilado fino le atribuyen a su obra la facultad esperanzadora de ilustrar la espera de un redentor capaz de establecer una nueva vida fundamentada en el amor, la armonía para la paz entre los seres humanos.


Aunque su actividad política en el partido que fundara el prócer de la independencia uruguaya, José Fructuoso Rivera, pueda ser catalogada como más intensa que duradera, es su producción intelectual la que más fuerte irrumpirá sobre filosofía latinoamericana del siglo XX. Según los estudiosos de su obra, como Gilberto Merchán,  es Los Motivos de Proteo, donde desarrolla el ideal de regeneración, donde el individuo debe aspirar a la perfección y a ideales altruistas, y donde el interés personal declina ante la alternativa de un balance armónico de la vida.

El Mirador de Próspero, Rodó refiere al personaje principal de La Tempestad de Shakespeare, entre los ensayos que publicó en esa oportunidad está el artículo que centró nuestra atención sobre este libro, destacamos “Bolívar” esboza una interpretación del personaje desde nuestra óptica, pero que además lo explican como pocos en nuestros medios.  Bolívar como héroe por excelencia de la unidad hispanoamericana que personifica lo que hay de peculiar y característico en nuestra historia: “Es el barro de América atravesado por el soplo del genio, que transmuta su aroma y su sabor en las propiedades del espíritu, y hace exhalarse de él, en viva llama, un distinta y original heroicidad.” (El Mirador de Proteo:122)  No estableció diferencia entre unidad y emancipación que Rodó tiene el tino de señalar como dos fases de un mismo pensamiento: “La América emancipada se representó siempre a su espíritu, como una indisoluble confederación de los pueblos (…) en el concreto y positivo de una organización que levantase a su común consciencia política que levantase a común consciencia política las autonomías que determinaba la estructura de los disueltos virreinatos.”(Idem) Es la agudeza del enfoque de Rodó para percibir que Simón Bolívar, ya desde 1813 asume el gobierno en nombre de Nuestra América y destaca cómo se asoma en su política la idea de la unidad continental. Su precisión al catalogar a la Caracas palaciana y académica de los últimos días de la Colonia.

Gilberto Merchán  Autor de:
El regreso de Ariel y otros ensayos

 
En una obra publicada en Valparaíso, puerto de Chile, faro de la cultura suramericana, que ha albergado a notables filósofos de nuestra América como Simón Rodríguez.  A comienzos de la década de los setenta, el venezolano Gilberto Merchán publicó un libro, cuya edición es considerada como un libro raro, porque fue incinerada junto a la de los filósofos e historiadores, poetas y novelistas del pensamiento crítico latinoamericano, por los milicos y esbirros de la dictadura militar comandada por Augusto Pinochet. El libro en cuestión El regreso de Ariel y otros ensayos.


En ese libro merchán destaca la importancia de la obra de Rodó en su crítica a Bolívar y Montalvo. Me llamó la atención, que sobre la difusión del pensamiento de Simón Bolívar sobre el estadounidense Richard McGee Morse (1922-2001), profesor de la Universidad de Columbia, y de la Universidad de Puerto Rico, quien fundamenta en la Obra de José Enrique Rodó. La referencia es El espejo de Próspero, el mago de la tempenpedad de Shakespeare apoya completamente su trabajo académico sobre la obra de Luis Enrique Rodó.
  

Dejaremos para una segunda parte de esta modesta conmemoración este breve esbozo que nos permita iniciar un diálogo con nuestros contertulios para ahondar en este pensamiento que transmite, una historia con vocación de actualidad. Aquí está después de cien años de su despedida, la misma historia, el mismo proceso de una América que espera por la unión y la integración de unos pueblos que están sometidos por otro tipo de cadenas, por unos iluminados que cuando se sitúan ante la verdadera luz le tiran piedras que no alcanzan apagarla porque no pueden verla. Pero allí está Rodó contemplándonos como Diógenes con su lámpara, llevándola eternamente para desvanecer las sombras.

domingo, 9 de julio de 2017

Masonería y Constituyente Eloy Reverón

Tres Siglos de Masonería Moderna

El texto que presentamos es una versión revisada del ayuda memoria llevado para el discurso de orden en el acto organizado por la Gran Logia de Libres y Aceptados Masones de Puerto Cabello. Omito algunas cosas que dije porque olvidé la forma exacta de cómo las pronuncié, pero también rescato algunas que escribí pero que no pude decir.  

I.- LA MASONERÍA MODERNA QUE SE REÚNE EN LOGIAS DE MASONES ACEPTADOS Y CELEBRA EL SOLSTICIO DE VERANO PRESERVA UN RITO SOLAR PROPIO DEL MISTERIOS INICIÁTICOS DE LA TRADICIÓN ORIENTAL QUE AL PARECER ES EL MISMO PENSAMIENTO TRADICIONAL QUE LOS MASONES EUROPEOS MANTUVIERON A RESGUARDO DE LA RACIONALIDAD DEL SIGLO DE LAS LUCES.

 I.A.- Masonería, la logia, el francmasón
I.A.a.- Orígenes Míticos
I.A.b.- Orígenes históricos
I.A.c.- ¿Son los masones modernos herederos de las Guildas?

I.B.- Solsticio de verano en la cultura de occidente como manifiesto de la revolución agraria

I.B.a.- El misterio masónico en la historia: modernidad y tradición
Compañía Guipuzcoana Puerto Cabello
(Detalle Galeazzo Bentivoglio)
Gráficas La Bodoniana /75
I.B.b.- Masonería moderna y modernidad
I.B.c.- Masonería tradicional: sincretismo iniciático 

II.- LOS GRANDES CAMBIOS EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD FUERON CONDICIONADOS POR UN AVANCE TECNOLÓGICO TRASCENDENTAL Y UNA CRISIS EXISTENCIAL DONDE LOS MASONES HAN OPTADO POR EL ACUERDO RACIONAL ANTE LA ALTERNATIVA DE LA DESTRUCCIÓN. LA PRIMERA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL TRAJO CON ELLA LAS GUERRAS NAPOLEÓNICAS QUE ARRASARON JUNTO A ELLAS A LA  GUERRA A MUERTE EN VENEZUELA DONDE UN ABRAZO FRATERNAL SENTARÁ LAS BASES PARA LA PAZ HASTA NUESTROS DÍAS.

II.A.- Cada crisis es una grada en el avance tecnológico acompañada de una opción por la paz.
II.A.a.- El dominio de la manipulación del fuego como avance tecnológico primordial.
II.A.b.- De Oriente llegó también el cristianismo para revolucionar al imperio romano donde se convirtió en cristiandad.
II.A.c.- La llegada de los primeros constructores de oriente marcó un salto cuántico hacia la excelencia arquitectónica y otros saberes

II.B.- Durante la guerra a muerte en Venezuela, los masones optan por la Paz
II.B.a.- El 24 de junio en la pacificación de Venezuela.
II.B.b.- La Ruta de la Seda de ayer y de hoy 

Epílogo 
La historia como conciencia de Actualidad

lunes, 19 de junio de 2017

General Joaquín Crespo (Cronología masónica) por Eloy Reverón

Joaquín Sinforiano Crespo Torres, hijo de don Leandro  Crespo y doña aquilina Torres.  Nieto de un vizcaíno llamado José María Crespo y su madre hija de don Antonio Torres, natural de Santa Cruz de Tenerife en las Islas Canarias. Ejercía su segunda presidencia el general José Antonio Páez cuando apenas llegaba al mundo Joaquín Sinforiano. 
Para el año de 1858 ocupaba el cargo de Gran Maestro de la masonería venezolana, el licenciado Antonio J. Rodríguez, silla que ocupó hasta 1860, cuando finalizó su período constitucional.
Conservadores y liberales organizaban entonces la llamada Revolución de Marzo contra el gobierno del general José Tadeo Monagas. Ellos colocan al QH:. Julián Castro en la Presidencia, el Q:.H:. Manuel Felipe Tovar, como ministro de Interior y Justicia, Fermín Toro en Hacienda; Wenceslao Urrutia en Relaciones Exteriores, y Ramón Soto en Guerra y Marina.
(1841-1898)
Antonio Guzmán regresa a Caracas. En el mes de agosto aprovechando el bloqueo del puerto de La Guaira y participa en una intentona conocida como La Galipanada, pero fue apresado y enjuiciado. En esos días fue irradiado de la logia Esperanza N 37, en la cual había ocupado el cargo de orador fiscal en su cuadro fundacional del 27 de diciembre de 1853.
El 28 de marzo de 1858 se produce un golpe de Estado contra el gobierno presidido por el general Q:.H:. José Tadeo Monagas, quien se refugia en la sede de la Embajada de Francia y durante esta crisis se firma el Protocolo de Urrutia, con el Cuerpo Diplomático acreditado en Venezuela.
Los comandantes Donato Rodríguez y Zoilo Medrano, como jefes militares del Guárico se mantienen leales al derrocado gobierno del depuesto general José Tadeo Monagas. En los combates realizados en defensa del gobierno derrocado durante el citado mes de abril de este año de 1858, sin haber cumplido los 18 años de edad, se encuentra el soldado raso, Joaquín Crespo a las órdenes de estos comandantes y junto al célebre José Jesús González, alias El Agachado, quienes deambularán por Los Llanos hasta el desembarco de Ezequiel Zamora en Coro, el cual tuvo lugar a comienzos del año 1859.
Participó en casi todas las batallas de la Federación. En 1860 recibió una herida que le fracturó la pierna derecha, durante unas acciones militares cerca de su pueblo natal.
Diseñado por Juan Hurtado Manrique
Para el año de 1863, ya ostentaba el grado de coronel en reconocimiento a su abnegada lealtad y empeño por el triunfo de la causa de la Federación.
Para el año 1876, el Q:.H:. Isaac J. Pardo traduce y edita El rito escocés antiguo y aceptado, en la imprenta de los hermanos Rojas de Caracas y, con un discurso de Antonio Guzmán Blanco, queda inaugurado el Templo Masónico de Caracas, hoy Monumento Histórico Nacional. Obra emprendida desde la recolección de monedas durante las tenidas masónicas de varias logias de Caracas, desde la reorganización de la Gran Logia de Venezuela por el licenciado Diego Bautista Urbaneja a finales de la década de 1840.
Al terminar su período presidencial Guzmán regresará a Europa. Francisco Linares Alcántara fue electo presidente para el período 1877 – 1879.
El 26 de agosto de 1786, prácticamente estrenando las cámaras del Templo Masónico de Caracas, fue iniciado en la logia Prudencia N 10 de Caracas el general Joaquín Sinforino Crespo Torres, nacido en San Francisco de Cara, en las llanuras bañadas por el río Guárico el 22 de agosto de 1841. “Los primeros años los pasa el joven Crespo en el pueblo de Parapara, en el Guárico, donde aprendió los rudimentos propios de aquellos tiempos que le sirvieran de base para su futura Educación” (M.L.R. Biografía del Benemérito Joaquín Crespo, Caracas Imprenta Bolívar, 1893 en: Archivo IVEM C JC-1893)
El abuelo materno de mi padre, Antonio Delgado Bosque, solía decir a mi padre que "Joaquín Crespo era un hombre de porte muy imponente: "A quien se le ocurre plantarse en medio del Llano, con un vistoso uniforme e instalarse debajo de la mata Carmelera sobre el lomo de un hermoso caballo". Decían los vecinos que solía dejar ese caballo amarrado a las rejas del Templo Masónico de Caracas, ubicado entre las Esquinas de Jesuitas y Maturín de la parroquia Altagracia. 


miércoles, 10 de mayo de 2017

Reforma Constitucional Eloy Reverón

La constitución de 1961 estaba blindada contra el poder del pueblo, carecía de un mecanismo para activar la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.  A finales del siglo XX, regía aquella Constitución, por tal motivo fue necesario hacer un referéndum consultivo al Soberano para que la gente decidiera mediante su aprobación o su negación, que se realizara o no se realizara la Asamblea Nacional Constituyente. Si pensamos en la etimología de la palabra Demos/Pueblo Cracia/Poder, la palabra pierde su significado.

Aquella Constitución estaba hecha a la medida de los intereses de quienes habían hecho posible montar una partidocracia amparada por los dueños de las compañías petroleras extranjeras que operaban en Venezuela. Una fachada democrática fundamentada en la comedia electoral. El poder residía en los amos de los partidos políticos, sus financistas. ¿Cómo sucedió esto?

El Gobierno presidido por el general Marcos Pérez Jiménez había acordado con las petroleras, una serie de condiciones para la extracción de los hidrocarburos, que llegada la hora de darle cumplimiento, las compañías no estaban dispuestas a acatar. Con el fin último de no cumplir con esos requisitos operativos ventajosos para Venezuela y costosos para ellos, los señores Betancourt, Villalba y Caldera salían como hoy sale Julio Borges al Norte, para recibir instrucciones. 


Cuando la gente entendió que era necesario que el poder del Pueblo no continuara siendo un cheque en blanco firmado a favor de un poder político  escogido a través de los colores de las tarjetas electorales que representaban a cada partido político, fue necesario democratizar la “democracia”. 

Estábamos a mediados de la década de los 80 cuando se caía la careta del carnaval democrático, se ponía de manifiesto la crisis política del llamado Pacto de Punto Fijo. Este tuvo su origen económico en las necesidades financieras de las compañías petroleras que habían operado en Venezuela hasta finales de la década de los años cincuenta del siglo XX.

Por esta y por otras razones nacionalistas, el Presidente que hasta entonces había sido un progresista demócrata, se convirtió  en un feroz dictador por obra y gracia de los intereses petroleros internacionales. O decir de un historiador procolonial, de la dictablanda a la dictadura. El Alto Mando decide que el general Marcos Pérez Jiménez debe irse y el pueblo sale a la calle a desahogar su rabia y a proclamar su libertad.


Los partidos políticos organizaron las elecciones con tarjeticas de colores que les entregaban a la entrada de la mesa electoral. Escogías las tarjetas y secretamente el elector depositaba las tarjetas de su preferencia y el resto las guardaba como evidencia de que había votado, que había cumplido con su deber, y que había votado por el juego de tarjetas que faltaban. En la medida que la gente se daba cuenta de la farsa, fuimos evolucionando hasta el tarjetón.
 
Los demás partidos fueron excluidos
Después de la farsa electorera llegó la Constitución. Los partidos políticos que más tarjeticas reunieron, repartieron todos los cargos públicos, entre ellos, a los representantes de la Cámara de Diputados y la de Senadores, quienes encerrados en sus propias cámaras discutieron los términos en que se discutiría esa Constitución. ¿Cuál es la diferencia en la forma como se discutió y aprobó la Constitución Bolivariana?
La salida a ambas crisis fue la Constituyente

Por considerable mayoría, y después de haber sido discutida públicamente y revisada y leída por todos, la Constitución Bolivariana fue discutida públicamente y después se sometió a votación y así fue aprobada la Constitución, después que la gente pudo leerla, discutirla y aprobarla. Todos tuvimos la oportunidad de exponer el modelo de país que queríamos. Así la RBV adquirió estructura jurídica y quedaron establecidos los principios que conforman el Estado Venezolano.

Ahora que han transcurrido más de 17 años. Lo primero que debemos saber es que se trata de una reforma y que esto significa que no se va a tocar ni su estructura del texto, ni sus principios fundamentales. Los electores y electoras vamos a revisar el texto para modificar o agregar normas.
 
Al presidente le corresponde la iniciativa de lanzar
la primera bola del juego.
El Poder Ejecutivo es uno entre tres poderes que comparten la potestad de hacer la jugada de apertura del Proceso Constituyente. Al Poder Legislativo mediante una mayoría señalada por la Constitución. El Poder Popular cuenta con el derecho de convocarla mediante la voluntad manifiesta del 15 % de los electores inscritos en el Registro Electoral. Así lo señala la Constitución, lo demás que digan es invento.

El tema es que el Presidente puso en las manos nuestras: el poder constituyente. Si es la voluntad de la mayoría que salga, saldrá, pero única y exclusivamente dentro de la Constitución. No por la vía violenta, menos financiada por intereses de compañías extranjeras.


Esto es lo que no comprende la mayoría. El tema de fondo son los recursos naturales que abundan en Venezuela. Las campañas de concientización para el tema constituyente no deben perder ese detalle que duele en el bolsillo de la gente. La renta petrolera con la que se financian todos los servicios.

Estamos ante la iniciativa para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente concedida por el artículo 348 al Presidente de la República Bolivariana, el presidente Nicolás Maduro reunió al consejo de ministros para dar inicio al proceso. Una opción estratégica, un camino táctico. Convocó a todos los habitantes de Venezuela y grupos sociales para que convoquen a una Asamblea Constituyente. Fase Asamblearia, este es el momento actual del proceso constituyente.


Esta medida resulta más democrática que elecciones generales, para las cuales habría que esperar a que el Presidente cumpliera su mandato para no desacatar a la Constitución. Para aquellos obstinados cuyas inducciones los llevan al deseo de que Maduro se vaya antes de que termine su mandato, fue el mismo Presidente quien toma la iniciativa de que eso sea posible mediante la Asamblea Nacional Constituyente. 

Tampoco la medida pretende sustituir a la actual constitución. El objetivo primordial es darle una salida pacífica a la crisis. Otorgarle rango Constitucional a las Misiones y discutir algunos aspectos que estén pendientes y que la gente las propondrá en su respectivo escenario.

Y si la gran mayoría decide volver a las garras del FMI o del Consenso de Washington, o incluso admitir que la búsqueda de la Vida Plena es una entelequia filosófica porque la gente que ya no le produce capital al sistema, se le debe dejar a la caridad, olvidarse de aumentos salariales por 20 años, llevar la jornada laboral a 12 horas diarias de lunes a sábado, como la caja de Pandora que resultó de las elecciones en Brasil, para no entrar en detalles con respecto a Argentina.

Esa realidad no lo publicitan los partidarios de la violencia porque ellos necesitan un caos para echar por la borda toda la institucionalidad y dejar el país a merced de sus amos. Con la Constitución Bolivariana tendrían que echar por la borda todo el ordenamiento jurídico.

Aunque los representantes de los partidos de "oposición" se mantienen en desacato, utilizan su inmunidad parlamentaria, vale decir en este caso la impunidad parlamentaria porque la utilizan como escudo para faltar el respeto públicamente a las autoridades e incitar la violencia quienes están inconformes con el Gobierno y ejercen su derecho a protestar pacíficamente, pero nunca autorizados por derecho a cubrirse el rostro con capuchas y cerrar las vías públicas y lanzar objetos contundentes desde lo alto de los edificios ocasionando la muerte de transeúntes ajenos a las manifestaciones.

Si están tan seguros de que cuentan con la mayoría y que las personas que por ellos votaron todavía están dispuestas a reafirmar su apoyo a las fechorías que cometen. ¿Por qué temen al más amplio democrático de los diálogos que es una Asamblea Constituyente?
Amanecerá y Veremos

Porque nadie en su sano juicio puede poner en duda que el espacio de una Asamblea Constituyente es el diálogo más abierto y democrático que ha conocido la historia política de Venezuela. Es una consulta desde la base, como forma más expedita para un diálogo que llegue al objetivo primordial que la Paz. Ampliar y perfeccionar un sistema económico que contemple la regularización que contempla la existencia de una economía diversificada y con carácter de obligatoriedad constitucional.

El Presidente está acudiendo a la fuente original de la soberanía que reside en el pueblo. El poder constituyente originario que es de donde se fundamenta toda la energía y la potestad política del pueblo en cuanto a soberano. Una Asamblea que sobrepasa el poder del mismo presidente, en una tradición presidencialista como la nuestra. Es bueno que pensemos en esta realidad antes de dejarnos cautivar por las inducciones publicitarias que han tratado de satanizar todas las propuestas de diálogo y de paz.

Quedan otras preguntas pendientes que debemos hacernos en torno a este tema, lo importante es que nos guíen nuestros propios pensamientos y no lo que nos dicte la publicidad. 

En todo caso La iniciativa es presidencial y la convocatoria es del mismo pueblo con las puertas abiertas. Ya estamos ante una nueva negativa, ahora no quieren la Constituyente de la que hace poco hablaban con tanta arrogancia.


miércoles, 22 de febrero de 2017

Identidad Caraqueña de Francisco de Miranda por Eloy Reverón

Durante la celebración de la semana aniversario de Francisco de Miranda fue inaugurada la exposición 
sobre Francisco de Miranda. Tuvimos el honor de realizar un conversatorio con la comunidad educativa como parte del evento desde hablamos de nuestro héroe. Comenzamos la charla con estas palabras: ver más