lunes, 23 de noviembre de 2009

La Obra de J.M. Briceño Guerrero en la Teoría de la Historia de la Revolución Bolivariana por Eloy Reverón (Foto E.Reverón R.)


El presente texto corresponde al ayuda memoria elaborado para la conferencia de este título presentada en la V Feria del Libro en el parque Los Caobos en la ciudad de Caracas el día 22 de noviembre de 2009. Fue matizado tratando de responder las preguntas elaboradas por la distinguida concurrencia. La Presentación estuvo a Cargo de Angela Rizzo de la Revista Altagracia de la Biblioteca Nacional de Venezuela.

Para explicar teóricamente la Historia de la Revolución Bolivariana debemos comenzar aclarando que este es el nombre que se le ha asignado a un proceso que comenzó hace más de medio milenio, cuando la Indianidad del continente encubierto inició la resistencia a un modelo de sociedad colonial ajeno a sus necesidades y a su cultura.

¿Porqué Revolución Bolivariana y no resistencia Indígena?

Decimos que la revolución bolivariana se inició tres siglos antes de que naciera Simón Bolívar porque él ha representado la mayor y más efectiva fuerza bélica para expulsar físicamente a los invasores de ultramar. Digo físicamente porque las guerras del siglo XIX alcanzaron apenas la emancipación política a través de la fuerza de las armas. Las armas fueron compradas a crédito y generaron una forma de dominación adecuada a las necesidades y posibilidades de las potencias que se adueñaban del mundo después de la caída de Napoleón Bonaparte. Cuando neutralicemos los vectores de fuerza colonial que aún actúan, habremos alcanzado la emancipación integral.
Descartamos el uso del término indígena porque ese vocablo le corresponde al discurso de dominación, proteccionista y paternalista.
Llegamos a un punto donde identificamos la historia de resistencia. Un grupo humano que impone un modelo de sociedad colonial y otro que se resiste. El primero justifica su discurso argumentando una supuesta superioridad que llegó a ofrecer el don de la civilización, una religión superior, un conocimiento superior, un sistema de leyes superior. Oferta tan suprema que merecería la muerte y la Justa Guerra, quien la rechazare.

Cuando el filósofo elabora la Identificación de Europa desde una identificación con Europa elabora cuatro categorías conceptuales que enuncia como los cuatro principios de Europa: Principio Cristiano, Principio Señorial, Principio Imperial y Principio Racional. Una vez que los define, se dedica a explicar la interacción de estos principios en la constitución de Europa. Instruye o despierta en nuestra imaginación la manera de combinarlos y nos destaca la importancia sobre el lenguaje de estos principios para continuar explicándonos la culminación y la decadencia de estos principios en su ámbito de espiritualidad europeo.

¿ Porqué resistencia de la Indianidad?

La Indianidad es una condición asumida en el manifiesto de Cuzco en 1970. La idea fue repudiar la actitud de los indigenistas integracionistas, y repudiar el término indígena asumiendo que no necesitaban de abogados que los defendieran porque ya ellos eran abogados y sabían defenderse solos, al igual rechazaban las etiquetas de los científicos sociales. “Somos indios y nuestra condición, la indianidad.” Le agregué que Indios con mayúsculas para diferenciarlos de quienes no habían asumido la conciencia de esta identidad con el orgullo pertinente.

¿ Porqué encubrimiento y no descubrimiento?

Ya Enrique Dussel dedicó un libro a ese tema. América fue encubierta desde el instante mismo que se desconoce la existencia del otro. El único que existe es el europeo. Los padres misioneros reconocían la condición al Indio, sólo cuando se sometía a la creencia religiosa y renunciaba a su cultura. El evangelio compulsivo fue criticado y atacado en los tiempos del indigenismo integracionista.
La historiografía colonialista maquilla a la realidad histórica para escamotear y encubrir la lucha de los pueblos que cíclicamente se han opuesto a los vectores de la fuerza del dominio colonial.
No reconocer la existencia del otro, es asumir que no es semejante, si se le consideraba humano era en condición de menor de edad o de ser inferior. Ya no solo se le salvaba mediante la religión, después se le civilizaba en una especie de salvación con otro nombre. Se le favorece, se le desarrolla, eufemismos que se aplican incluso a los países. En un momento se justificaba una guerra de exterminio, cuando el "salvaje" se negaba a recibir ese “beneficio” de trabajar como esclavo para el amo que lo "eleva" a semejante categoría de cristiano.

¿Porqué hablo de un modelo de sociedad colonial ajeno a sus necesidades, si siempre se asumió que la cultura traída del otro lado del Atlántico les hacía el favor de sacarlos del atraso civilizándolos?

La idea se concentra en los beneficios económicos de la metrópoli. A la Casa Grande se entra a servir al amo. Incluso, en la época de las compañías petroleras, sólo entraban a los campos petroleros, los más blanquitos, y eso cuando iban a trabajar.
El modelo sigue siendo ajeno a nuestras necesidades. La economía monoproductora de materias primas, continúa siendo un modelo económico ajeno a la economía de una sociedad que busca el camino en algo que le dio por llamar socialismo del siglo XXI, y que hoy, Petróleos de Venezuela contribuye a construir mediante una distribución más justa de la renta petrolera orientándola a generar “la mayor suma de felicidad posible”.

¿ Para qué necesita la Historia de una teoría para contarla?

No solamente es necesaria una teoría para entender la historia, sino la necesidad de que esta teoría sea autóctona, vale decir, que argumente su ética y sus principios de análisis con una filosofía reflexionada desde nuestra propia realidad y para responder a nuestras necesidades.

Las teorías que se vislumbran; tanto detrás del discurso de los historiadores que simpatizan o se muestran en harmonía con el Gobierno, como el del oposicionismo; todos, se han inspirado en teorías diseñadas para explicar y fundamentar realidades ajenas a la nuestra. Teorías que incluso han fallado para explicarse a ellos mismos en diferentes momentos de la Historia. En tal sentido, la obra de Briceño Guerrero, es una mina de oro que aún no ha sido considerada por los historiadores venezolanos, quizá porque aquellos que citamos a un autor que no tenga un apellido muy extraño, anglosajón o germano, simplemente no nos toman en cuenta. Esto también forma parte del discurso de la ideología de la dominación.

¿ Y no da lo mismo llamarlos indígenas que aborígenes o indios?

El tema es que el lenguaje tiene su carga ideológica. Cuando decimos Indio con mayúsculas le asignamos una connotación liberadora. Cuando hablamos de indígenas, nos sentimos en medio de un status científico, pero en realidad se trata de más paternalismo. Hemos hablado de Historia de la Resistencia “Indígena” como si la Indianidad fuese la única que se resiste al modelo de sociedad colonial implantado, y reformulado durante más de medio milenio. Cada vez que la gente se revela, o exige enérgicamente un espacio en la Casa Grande, la crisis estremece el orden neocolonial y se producen reformulaciones del proyecto de implantación de sociedad colonial.

Los colonialistas han llegado a desconocer que cada vez que la cultura de la resistencia ha irrumpido en las puertas de la Casa Grande, ha sido porque se despierta el volcán del pueblo enfurecido, y se ha visto forzada a ceder espacio a los excluidos. El poeta Pablo Neruda decía que los pueblos despiertan cada cien años y el refranero popular que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

Otro asunto que vale recordar es que se ha pensado en la historia de la Resistencia “indígena” como si los únicos Indios fueran ellos, y como si todos nosotros no fuéramos algo más que la sumatoria de toda la negritud, la indianidad y los europeos. Si somos algo más que la sumatoria de estas tres culturas, todos somos Indios, negros y europeos. Indios somos también todos los que nos oponemos al colonialismo y a sus fuerzas de dominación.

La teoría de la historia de la Revolución Bolivariana ha de ser autóctona, porque sólo nosotros somos capaces de explicarnos a nosotros mismos. Para eso los Nuestroamericanos contamos con filósofos, aunque se habían negado a incluirlos en los catálogos de la Historia de la Filosofía Universal. Para entender la teoría de la Historia de nuestro proceso debemos estar claros en que:


La Cultura de Dominación divide

a la Gente,al Trabajo y al saber

para controlar,acumular y dominar


Ubicados sobre este panorama, podemos vislumbrar que esa cultura de dominación ha dividido también a la historia a fin de mantener separadas las piezas como en un rompecabezas, para que no podamos ni siquiera vislumbrar la imagen de dominación colonial que se devela cuando podemos juntar las piezas.
De esta manera se nos habla de Descubrimiento, Conquista, Colonia, Independencia y República. Como si estos períodos fueran ciclos cerrados. Como si en nuestras zonas fronterizas no llegaran nuevos conquistadores matando Indios y buscando oro. Celebrando una independencia ficticia, para que no nos demos cuenta de que apenas libramos uno de los cuatro vectores de la fuerza del dominio colonial, la fuerza se compartió entre los otros tres vectores. Cuando se presentó la crisis de autoridad de principios del siglo XIX, los señores mantuanos, construyen un gobierno para “llenar el vacío de poder”, gran parte de ese gobierno estuvo representado por El Principio Señorial ejerciendo la función de la Corona. El símbolo del caballo con el lancero asume el control del Estado, hasta que el Estado se constituyó. Los revolucionarios habían quedado fuera de ese foro, en el foro alternativo de la Sociedad Patriótica.

Antes de aceptar o rechazar lo Europeo, debemos saber que es aquello a lo cual deberá resistirse el dominado, el colonizado, el sometido y el catequizado para alcanzar la liberación. Más adelante veremos que Nuestra América cuenta y ha contado con una legión de pensadores autóctonos, con espíritu liberador donde Briceño Guerrero ha sido de una importancia primordial porque debemos conocer que significa eso de Europa, para seleccionar lo que nos conviene y rechazar lo que nos oprime.

La importancia de la obra de Briceño Guerrero estriba en que es liberadora porque lo hace a través de la sabiduría. Porque es autóctona y nos explica a nosotros desde nosotros mismos, y a Europa desde nosotros mismos también. La diferencia con los filósofos tradicionales ha sido que ellos nos explican a nosotros desde la perspectiva de Europa y con los conceptos europeos, y a Europa con los ojos europeos. Briceño nos la explica desde nuestros propios ojos.

A comienzos de la década de los ochenta del siglo XX, JMBG vislumbraba la decadencia y la corrupción del modo de producción industrial en sus dos versiones y llegó hasta el tema del origen de esa situación.

En la segunda parte de Europa y América en el Pensar Mantuano, Caracas, Monte Avila, 1981, ubica a América desde una identificación con Europa y a América como una paideia. Nos presenta un panorama de la articulación Europa España América. Nos muestra con elocuencia a América como una expansión geográfica de la cultura europea, hasta hacernos sentir como europeos americanos, aclara la terminología, caracteriza a España y a la Conquista. Interpreta el sistema colonial como instrumento de la PAIDEIA penetrando en su complejidad, como se constituyeron los distintos linajes, la manifestación del imperio y el señorío. Explica con acertada elocuencia cómo las desigualdades fueron tejiendo un nudo de tensiones y cómo apenas comenzando la cuarta parte del siglo XX coloca la tan cacareada independencia entre signos interrogantes. En esos tiempos ya hablaba de la soga en la casa del ahorcado cuando señalaba que España había exacerbado la contradicción interna de los criollos cuando lo planteaba así: “combatir por la libertad de la madre patria contra sus invasores o aprovechar la ocasión para independizarse de ella con la ayuda de sus enemigos.” La falta de una aplicación de una teoría adecuada de la historia, no le ha permitido a muchos cultures de la historia colonialista, acertar en estas sutilezas. Que desde un discurso filosófico de la Historia nos permite entrar en el plano betaganmatizado de la lectura de nuestra historia.

¿Qué hizo el autor para transferir, todo este cúmulo conceptual a un espacio epistemológico que me permitiera relatar una historia de la Indianidad, desde el punto de vista del excluido, del que se resiste?, y ¿de qué manera crear términología y teoría para explicarla?.

Creamos una matriz epistemológica y sustituimos los cuatro principios: Imperial, Señorial, Cristiano y Racional; al utilizar los símbolos para interpretarlos, porque ellos permiten mayor flexibilidad para que los conceptos puedan contrariarse, sin causar el desconcierto que expresaba el recordado filósofo liberador, a la hora de hacer crítica a la obra de Briceño Guerrero. Me refiero al genial Ludovico Silva. Combinar símbolos resulta más elocuente y menos limitante que los conceptos y las definiciones para vislumbrar las abstracciones filosóficas. Como método pedagógico para instruir y desarrollar habilidades en la apreciación histórica.

El empleo de los símbolos para representar los cuatro principios enunciados por el filósofo durante proceso de la construcción de la teoría de la resistencia de la Indianidad, nos permitió visualizar esta obra desde una perspectiva global, y a través de la combinación de símbolos y la aplicación de la física manejando las fuerzas de dominio colonial con vectores representados simbólicamente con flechas para diferenciar los elementos dominadores con los liberadores, tal como en la física; y la elaboración de una ecuación algebraica, para despejar los factores o circunstancias que en el presente deben ser despejados para que la suma de los elementos de Dominación divididos entre los de Resistencia, puedan equiparar sus fuerzas para despejar así la Liberación, tal como se razonan las ecuaciones. De allí, la idea para visualizar en la conciencia revolucionaria, la forma de encontrar la mayor suma de felicidad posible para todos, tal como lo llevó el pueblo que condujo la fuerza de las armas para reconquistar el territorio del dominio militar foráneo.

Finalmente queda expresar que la teoría de la historia de la Revolución Bolivariana se concibe en el espacio tiempo de la filosofía. Allí donde el conocimiento es inseparable. Un espacio donde álgebra, biología, geografía, física e historia no llevan etiquetas que la separen, allí donde sólo el pensamiento poético es capaz de capturar la chispa de la invención científica. Desde ese espacio ha producido nuestra historia y la obra filosófica de este sabio de nuestra América que emerge como el primer filósofo que nos permitió iniciar la reflexión para emprender la construcción de una teoría autóctona de la historia mientras que después de varias décadas de que la obra de José Manuel Briceño Guerrero emergió firme y con la vista al frente en aquel mundo arrodillado ante los valores decadentes de una cultura de dominio que hoy se derrumba por el peso de la conciencia estimulada desde la inteligencia de estos sabios maestros.

viernes, 26 de junio de 2009

History of masonería in Venezuela by Eloy Reverón Páez masón

Historia de la Masonería Venezolana
We will begin indicating the existence of an original manuscript (A.N.H., ar: Páez, Jose Antonio) dated in Valencia, 9 of July of 5,823 of the Era Masónica, (1823 of the Christian Era), a request of clear letter to Friendly Lodge N 25 of Maryland. One is a masónica formality to affiliate lodge to masonería international. This document is the only reference of the lodge whose V.: Teacher was Jose Antonio Páez, but in him they appear the companies of próceres of the stature of general Jose Abreu de Lima, general Juan Uslar, colonel the Georges Woodberry, commander Luis Flegel, V. Torres, Pedro Celis, Juan de Escalona and Pedro Guillén; the military, members of the General Staff of general Páez in the Campaign of Carabobo that soon accompanied in the site to Port Hair and the others, civilian authorities of the region. General Páez, did not mention to masonería in his Autobiography, we do not know if he visited lodges during his stay in the United States and Argentina; nevertheless one says that its company/signature appears in the book of registry of the Supreme Council of Degree 33 of Venezuela, but to any historian it has not allowed itself him to study those documents, we either found evidences of his attendance to lodges, after his arrival to the power. We know that masonería arrived first a the islands from the Caribbean, with the British trimmings, and that between the legionaries of worked a lodge referred by Gustavus Hippisley in (Narrative the expedition to the rivers Orinoco and Apure..., London, J. Murray, 1819) where he affirms to have attended the initiation of general Montilla in a lodge that met in the house of James Hamilton in the city of Narrowness. In the file of the Great Colombia, microfilmed in the Boulton Foundation, is a safe-conduct of the British military brotherhood for Dionicio Egan, signed in Achaguas in 1817. The bond of general Páez with the British was described by R.B. Cunninghame Graham (taken from Level Chesterton) in: Jose Antonio Páez. Caracas, A.N.H., 1959, p. 118) of the following form: ' It pleases very specially of the English, to those who it calls brothers, and there is lawyer always with greater enthusiasm by the titles that they have to the gratitude of the country. Its intrepidity makes beloved by them and excepting to Mari6no, the head of Colombia is Páez that enjoys more popularity between ingleses'. He is worth the trouble to indicate that in 1854, for the moment of his death, general Mari6no was the Calmest Great Teacher of the Venezuelan Masonería, perhaps masón older, possibly initiated in Trinidad in the lodge of the street of the Three Oil lamps. In 1853 masones of Caracas asked for the Q:.H:: Jose Gregorio Monagas aministía the patient to prócer, under whose masónica investiture the Great Provisory Lodge in 1854 was created. He would be interesting to be able to observe if masonería and the brotherhood with the English maintains some relation with that qualitative jump that gave general Páez from a frank llanero that educates its wild modales to enter the world of the halls and the protocol. The lodge could be an ideal atmosphere to train in oratoria and to acquire modales. But we either do not forget its acute intelligence, its capacity of adaptation and its will to be placed at level of the high dignity that represented. One masonería more or less organized settled down in Venezuela as of 1824, date that the masónica tradition gave the foundation of the Great Lodge of the Republic of Colombia, with seat in the city of Caracas, presided over by the lawyer Diego Urbaneja Baptist. That same year arrived a controversial French personage from masonería North American, Jose Cernau, granting degree 33 to próceres, including a the same Liberator who not even was in Venezuela. Masones like Gerónimo Pompa, that according to its own testimony, was initiated in 1823, in less of a year received the 33 degrees of masonería, general Páez also figure in the list (A.G.N., White Jose Felix, T.II, CAP 8, fl, 298). The reader masón will be able to imagine this category of masones in one masonería infiltrated by the policy. According to the Encyclopedic Dictionary of the Masonería, and the version been brief of the same one, Cernau usurped the powers of Sovereign Great Commander who had only granted itself to him to work in Cuba. Excellent would be to be able to establish entailment of masonería with power political in century XIX, because the 26 of 1850 July, Páez arrived exile at New York, and in June of 1851 the schism in masonería was made official that maintained it divided until the 12 of January of 1865, 19 days after the Constituent Assembly ratified to general Falcón like President, a teacher masón of the lodge Brotherly Union of Choir. Páez again in exile, and a new generation of masones to the power, after concluded the Federal War. The assembly of reconciliation of masonería was presided over by president the ordered, general Antonio White Guzmán, future protector of the Order. During the opening of this act of masónica unit leyo Psalm CXXXII, 11 and 12: ' In truth Jehovah to David swore. One will not separate from it: Of the fruit of your belly I will put on your throne. If your children kept my alliance, and my testimony that I will teach to them. Their children will seat on your throne for ever.