jueves, 18 de octubre de 2018

Tiempos de Dictadura Eloy Reverón


(Ayuda memoria para el cine foro realizado en la Escuela de Idiomas Modernos de la UCV, el 18 de octubre de 2018)


Sinopsis
El documental narra una serie de acontecimientos desarrollados en torno a la década que comienza con el derrocamiento del gobierno presidido por el profesor Rómulo Gallegos(1884-1968) acontecido en 1948 y la desincorporación del General Marcos Pérez Jiménez (1914-2001) el 23 de enero de 1958. En él se destacan hechos que componen el color local de la época, inauguración de obras de infraestructura, y el proceso de ascenso y declive de ese tiempo de dictadura.
Comentarios
La figura central del documental es el general Marcos Pérez Jiménez (1914-2001). Recrea el tiempo correspondiente a su participación en la Junta Militar que derrocó al gobierno democrático presidido por el profesor Rómulo Gallegos dejando subrayado su período como jefe del poder ejecutivo entre 1953 y 1958.
Impecable en cuanto a los recursos técnicos destinados a la producción, guión, montaje y sonido. Destaca una serie de episodios construidos en torno a su gestión de gobierno en un trasfondo de color local, con muy pocos anacronismos, imperceptibles para quienes no vivieron la época o tienen recuerdos vagos sobre cierto tipo de detalles. 
Aunque se promovió como un film que amenazaba con sacudir la consciencia y mostrar la manera como una dictadura férrea arrodilló a los venezolanos o si fuimos cómplices silenciosos, o tal vez   victimas del miedo que promete imágenes nunca antes vistas, cuando en realidad fue una impecable reedición de imágenes de noticieros intercaladas de manera magistral y elaboradas con un acabado de primera línea. El objetivo de la investigación realizada para la realización del documental no refleja lo que prometió el tráiler porque su realización fue no orientada en función de hallar un conocimiento histórico del “tiempo de dictadura”, sino mostrar la visión del artista sobre su percepción del objeto histórico de su escogencia.
Intercala secciones de las entrevistas realizadas a políticos activos que compartieron esos tiempos como políticos opositores al régimen como Pompeyo Márquez (1922-2017), Enrique Aristiguieta Grancko (1933), Simón Alberto Consalvi (1927-1913), Teodoro Pekoff (1932)  y Américo Martín (1938); artistas promovidos durante el régimen como Yolanda Moreno (1936) y Mario Suárez (1926); y otros. Todos ellos responden a un cuestionario que no exige un conocimiento riguroso de la historia sino la visión de personas que desde su relación personal con ese tiempo responden.
Apreciación historiográfica del Documental
Podemos considerar esta obra como el testimonio histórico construido desde la óptica de un cineasta y de un equipo de producción de alta factura profesional. Tildarlo como testimonio, no lo desmerece, significa que la catalogación que le elaboramos no lo ubica como histórico propiamente dicho; para ello requeriría de asuntos más concretos que ubiquen al documental dentro del contexto de la creación de conocimiento histórico, es decir, que exprese antecedentes que contribuyan a entender las fuerzas históricas, o factores dinámicos que impulsan el cambio histórico que recree un ambiente cronológico que permita observar los hilos de continuidad y ruptura de una realidad histórica determinada.
Son muchas imágenes que podrían otorgarle el rango de documental histórico en el sentido riguroso de la palabra. Por ejemplo, observar un país que nació con una explosión social que generó guerras civiles que tuvieron su inicio a las pocas horas de declarada la Independencia en julio de 1811 y se fueron manifestando después de firmado el Armisticio de Santa Ana en 1821, y extendiéndose como una cadena de guerras civiles que como dijo el historiador Manuel Caballero “La guerra de los cien años” que concluyó con la monopolización de la violencia por parte del general Juan Vicente Gómez. Esto es una realidad histórica que no se dice en la historia que enseñan en las escuelas colegios y universitarios. Tal vez sea hilar muy fino pero hace falta la divulgación de una historia que no se desvincule ni de la reflexión filosófica ni científica y que parta de una necesidad de entender el presente, o ese pasado de “los tiempos de Dictadura” que casualmente esos tiempos no fueron los únicos que revelan semejantes características a lo largo de nuestra historia.
Una pieza documental que se precie de histórica, reitero que en el sentido riguroso de la palabra historia, vale decir, capaz de producir o reproducir conocimiento histórico, debe dar cuenta además de ese contexto de un país colonial que se vio sumergido en la violencia durante siglos y que todavía se encuentra en medio de ese mismo proceso de búsqueda de una igualdad social, y de una Independencia que si le dio nombre y autonomía administrativa y carácter de Estado, no fue capaz de romper los nexos coloniales con que fue sometida desde antaño, sino que aun no ha logrado la independencia integral como nación.
De manera que si es por terror, autoritarismo, o violencia política la dictadura presidida por Pérez Jiménez, no fue más que un episodio dentro de las mismas características dentro del conflicto histórico que data de medio milenio donde se debaten las fuerzas del dominio colonial contra las fuerzas de resistencia liberadora. Esa es la esencia de una ecuación histórica que no es fácil de entender porque no nos han educado para explicar la historia con imaginario algebraico.
Es posible que el sector militar del cual MPJ fue la cara visible, no hizo nada diferente a la salamandra, cambió  la piel para renovar su fachada, el cuero viejo al desecho. De esta manera, el alto mando militar coloca al contralmirante Wolfang Larrazábal, el mismo que le preparaba los tragos en el club del círculo militar, como fachada del mismo poder que ahora seguía la línea acordada para mantener la gobernabilidad y reacomodar las políticas del Estado venezolano a los intereses de los otros poderes que intervienen en el desenvolvimiento de las actividades económicas y políticas en medio de los cuales se mueve el poder político.
El Film, tal vez sin proponérselo revela la ingenuidad de unos actores, y de un pueblo, que más allá de una vanguardia clandestina que conspiró siempre, no sale a la calle sino después que la radio y la TV anuncian que el dictador se ha ido, junto con la cara visible de su equipo y que los nuevos actores anuncian la apertura de un proceso democrático y un régimen de libertad de prensa y de expresión pública y el reconocimiento de la ciudadanía como un poder a través del ejercicio del voto.
Más allá de las percepciones artísticas, existe una historiografía que ha tenido que penetrar en los detalles íntimos de la documentación histórica, de donde las causas políticas y económicas no obedecen al cansancio de un pueblo reprimido por una dictadura. Me refiero a un común denominador que gira de manera descubiertamente oculto en lo que respecta al poder político desde que los hidrocarburos se convirtieran en la energía principal que mueve al mundo. Tanto el golpe de Estado perpetrado contra el presidente Isaías Medina Angarita, que hoy 18 de octubre registra su efeméride, como toda la motivación política de este siglo huele a petróleo.
Quiero decir con esto que desde la década de los ochenta del siglo XX, una nueva generación de historiadores precedidos por el colega Fredi Rincón, comenzó a abordar el período histórico relativo al período histórico en cuestión, comenzó a ofrecer una visión más divorciada de lo emocional con ese tiempo, por razones generacionales, pero también por formación académica. De manera que la política económica y geopolítica practicada por esta generación castrense, no resultaba conveniente a factores de poder económico financiero internacional, así como los proyectos de desarrollo del parque militar tampoco estaban cónsonos con los dueños de la industria petrolera de entonces. Simplemente, las políticas practicadas por el Gobierno eran adversas a los dueños de la principal industria nacional, ajenos a las necesidades del país.
¿Cuáles fueron esas políticas?
No hay espacio para desarrollar en este breve espacio, todo lo adelantado por el conocimiento historiográfico con respecto a este período o corte en la cronología histórica, pero si podemos enumerar apenas las que recuerdo haber desarrollado durante mi vida de estudiante y como documentalista en el Ministerio de Relaciones Exteriores, señalado prácticamente de memoria con una revisión mu somera de mis apuntes sobre el tema. Nos limitamos a enumerar muy a grandes rasgos.
1.- En los contratos de servicio de las concesiones petroleras. El ajuste de ciertas clausulas que las petroleras se habían comprometido a cumplir pero que no estaban dispuestas a hacerlo. Puedo recordar por ejemplo que las compañías estaban obligadas a hacer inversiones de capital en el trabajo de reinyectar el gas a los pozos petroleros, para que a la fecha del vencimiento de la concepción el pozo no estuviera seco. La renovación de los equipos de exploración y explotación, y la obligación de adquirir en la industria nacional, ciertos suministros técnicos esenciales para sacar y transportar el petróleo desde los pozos hasta las refinerías.
2.- Las políticas nacionalistas como el desarrollo del plan ferroviario, la industria armamentista, la modernización de los armamentos mediante el desarrollo de la industria petroquímica y siderúrgica.
3.- Un plan desarrollista exitoso de un país que pretenda convertirse en una nación desarrollada no es conveniente a los intereses de los grandes poderes geopolíticos regionales. Actores políticos como Henry Kissinger han dado testimonio al respecto.
4.- La propuesta de Pérez Jiménez en la Conferencia Panamericana de Panamá como un obstáculo a los planes estadounidenses con el tema de la Alianza para el progreso. Propuso que todos los países se comprometieran a crear un fondo monetario depositando el 4 % de su presupuesto para contribuir a desarrollo de los países más empobrecidos de la región.
5.- En esos años hubo una propuesta del general Juan Domingo Perón (1895-1974) presidente de Argentina al presidente Getulio Vargas (1884-1954) de Brasil y el presidente chileno Carlos Ibáñez Campo(1877-1960), casualmente en 1953. Estados Unidos patrocino golpe de Estado Contra Vargas utilizando el modelo aplicado en Chile en 1973. Igual sucedió a Perón. Esta política internacional desarrollada por Estados Unidos no excluía al primer productor mundial de petróleo, donde el Estado Venezolano participaba en un porcentaje ínfimo en las ganancias.
6.- Los historiadores de la ULA aportaron muchas investigaciones que dieron por resultado una visión renovada de las causas de la caída del régimen perezjimenista. Tal es el caso de la decisión de otorgarle participación a inversionistas europeos en el negocio siderúrgico, toda esa realidad fue publicada en los primeros números de la revista Tierra Firme, editada por la Escuela de Historia a mediados de la década de los ochenta del siglo pasado.
Hasta aquí mi visión elaborada durante mi experiencia académica como historiador sobre el tema de “Los tiempos de Dictadura”. Queda otro testimonio de mi vivencia del 23 de enero de 1958, y la huella que dejaron los años inmediatos porque fuimos la generación que entonces anunciaban como la de los niños de la democracia.
Caracas, 18 de octubre de 2018.


miércoles, 31 de enero de 2018

Pensamiento De-colonial Bolivariano Eloy Reverón

Pensamiento entendido como conjunto de Ideas expresadas en un tiempo y espacio determinados. Cuando ese pensamiento es definido como de-colonial es porque parte de una ubicación epistemológica expresada como apreciación de un proceso histórico inverso a la colonización.
En estos alrededores vivieron Andrés Bello y Simón Rodríguez

El sentido de este pensamiento ha sido definido desde una epistemología liberadora de los nexos coloniales que proviene de la polémica filosófica de la comunidad emergente de la riqueza del cacao producto de la explotación de la mano de obra esclava dentro de la colonialidad del poder que manado de la voluntad de poder, ha sido expresado desde una unidad cultural identificada desde la periferia como Europa. 

Pensamiento liberador porque se rebela como sujeto de liberación en oposición a la fuerza de dominio colonial por antonomasia anti imperial como opuesto al imperio. Y en la medida que ese proceso de rebelión continúa resistiendo a nuevas variantes expresadas como los vectores de esa fuerza de voluntad del poder colonial que muta como fuerza de resistencia colonial y como proyecto nacional hasta referirse en términos de y antiimperialista como opuesto a la fase superior del capitalismo (1916)

El término Bolivariano deriva desde la perspectiva asumida al subsumir los de tres principios fundamentales desde donde germina, el discurso bolivariano: UNIÓN, INTEGRACIÓN Y EUDAIMONÍA. Es importante destacar que esta trilogía manada del discurso político del líder militar más exitoso de la guerra contra la opresión, en cuanto proyecta su rebelión dentro de una visión de totalidad continental, que es producto elaborado en esa sociedad de grandes cacaos, por la generación de la nueva civilización que emerge de las cuencas de los ríos Guaire y Tuy, y encuentran en el clima de eterna primavera de sus valles, la máxima concentración ede libros y de espacios culturales que dieron vida a un pensamiento ilustrado sui generis.
Fundamento Filosófico de la
Teoría Bolivariana de La Historia
Durante la conmemoración del bicentenario del Libertador irrumpió un clamor filosófico llamando a la consideración de los venezolanos por la forma como se había desfigurado la esencia del pensamiento de Simón Bolívar. Este hecho histórico tuvo lugar en el Palacio de las Academias el día 24 de junio de 1983. El Orador de Orden fue el filósofo venezolano José Manuel Briceño Guerrero.
En su libro, el laberinto de los tres minotauros, El Filósofo sintetiza la cosmovisión de quienes llama Europa La Primera. La reflexiona estableciendo una relación de tensión e integración de estos cuatro principios. Nosotros sintetizamos estos principios, y al estilo del Álgebra los representamos mediante símbolos para manejarlos dentro de una ecuación. 
¿Cuál es el sentido que tiene hacer esta representación?

Cuando dirigimos la mirada analítica sobre el momento primordial del establecimiento del conflicto entre dos mundos. Vale decir el momento cuando da inicio un proceso de  expansión geográfica de la cultura económica dominadora de los reinos de Castilla y León, en su propósito de convertirse en una potencia colonial, con el arribo de Cristóbal Colón a la isla de Quisqueya.


Antes de continuar con la explicación de la forma como opera la dialéctica de los vectores de la fuerza de dominación colonial (FDC) contra los vectores de la fuerza de resistencia liberadora (FRL) les invito a revisar la síntesis que hemos subsumido de la obra filosófica de JMBG en los siguientes enlaces: Principio Señorial; De igual manera con el Principio Cristiano; Principio Imperial; Principio Racional.

Remitimos a la fuente original de donde subsumimos la aplicación de estos principios a la filosofía de la historia. Nos referimos a El Laberinto de los tres minotauros, con varias ediciones de Monte Ávila, Caracas.

lunes, 18 de diciembre de 2017

JUVENTUD BOLIVARENSE Por Jorge Núñez Sánchez

Estimados amigos:

Les envío el artículo que debió publicarse el día de ayer en el diario público El Telégrafo y que fue censurado. Y también les comunico que, por esta razón, he decidido renunciar a seguir colaborando con este diario, en el que escribí durante toda la Década Ganada sin que jamás fueran censuradas mis colaboraciones. 

      
Juventud Bolivarense

 En sus horas sombrías los pueblos buscan luces que los guíen. Es lo que acaba de pasar con el triunfo del conjunto Juventud Bolivarense en un espectáculo televisivo visto por millones de ecuatorianos.

En esta hora crepuscular, en que los sueños y logros de toda una década han sido oscurecidos por la corrupción y la ruindad política, los espectadores han consagrado  triunfadores a tres adolescentes de mi provincia que son guitarristas aficionados, solo interpretan música ecuatoriana y tienen una desbordante alegría de vivir.
No soy muy entusiasta de la televisión ecuatoriana, especialmente de la privada, que se empeña en copiar programas extranjeros o montar producciones de mal gusto, pero he de reconocer que me agradó el programa Ecuador Tiene Talento, de Ecuavisa. Y, claro está, me encantó el triunfo de mis jóvenes paisanos.
La Provincia de Bolívar es la más pequeña y pobre del país. Situada en medio de una difícil geografía, sin industria y afectada por una sostenida emigración de sus gentes, también tiene en su haber virtudes que van impulsando su progreso. Y entre ellas está el talento de sus gentes, por lo que no me extraña este triunfo artístico.Los bolivarenses somos gentes de montaña. Nacidos y crecidos entre nevados, colinas y pequeños valles encantados, nuestra anatomía y nuestra siquis han sido constituidas bajo el influjo de las montañas andinas. Y de ahí provienen ese tenaz empeño por superar las dificultades que se nos presenten y esa ansia de ir más allá del valle y buscar nuevos y más amplios horizontes.
Ahí están, para probarlo, los nombres del notable médico Augusto Bonilla Barco, de los afamados compositores Evaristo García y Humberto Saltos Espinoza, del reputado industrial Evangelista Calero y de los comerciantes Ángel Ortega, que fuera Senador Funcional por el Comercio de la Costa, y Estuardo Sánchez, que ha levantado un imperio económico en Guayaquil.Está visto que la Juventud Bolivarense tiene talento y tiene futuro.






lunes, 16 de octubre de 2017

Miranda en el tiempo histórico por Eloy Reverón

El siglo XVIII comienza con el reinado del duque de Anjou, nieto del Rey Sol, Luis XIV. Con el nombre de Felipe V,  un rey francés quien acude a sus paisanos para transformar el reino de España. Francia había sido el país europeo que mejor se había beneficiado de las riquezas del llamado Nuevo Mundo. Era la Atenas de la Modernidad.
España había transferido geográficamente toda su cosmovisión al mundo colonial que había creado sobre los escombros de más de veinte o cincuenta mil años de historia. Los cuatro principios constitutivos de su cosmovisión se habían transmutado en cuatro vectores de su fuerza de dominio colonial. Las ganancias generadas por la mano de obra desechable primero, y luego la acumulación del capital gracias al plus valor generado desde el triángulo económico de la trata de esclavos que terminaría asentando las bases de lo que sería el sistema capitalista, y toda la rígida formación socio económica colonialista, esclavista implantada durante tres siglos de dominio, no solamente comenzaría a desquebrajarse ante el surgimiento de novedosas relaciones de producción, sino que además, desde el centro geográfico desde donde se proyectaría aquella inmensa riqueza de donde surgiría la inteligencia que cuestionaría las bases de aquella dominación, y es en el Archivo de Francisco de Miranda, donde se relata, día a día, como ese cuestionamiento se fue forjando en la inteligencia y orden de aquel personaje de leyenda, revelado, documento por documento, todo el inmenso proyecto de una Gran Reunión Americana, que lejos de ser entendida vulgarmente como una utopía, se trata de un proyecto político, arquitectónicamente diseñado por este extraordinario ser humano, de cuyo testimonio nos ocupamos.

Cuando Francisco de Miranda llega al mundo, las medidas económicas tomadas por los Borbones estaban marcando su sello en la economía de América. Comenzaban a transformarse las relaciones comerciales alterando los precios de algunos renglones para bien y otros para mal. Esa intervención arbitraria y el crecimiento de una sociedad colonial con privilegios sociales generó cierta fricción entre criollos y peninsulares que terminarían afianzando sentimientos de nacionalidad con un trasfondo económico no muy reconocido o visibilizado por la historiografía tradicional, y que presenta, una visión plana de los antecedentes de una independencia que tampoco existió de manera integral, sino que en la realidad fue la salida política y momentánea a un estallido social, no en balde Simón Rodríguez ilustró la idea de que no hubo independencia sino un armisticio.
La visión tradicional de los antecedentes se limita a la simpleza de que fueron reacciones políticas que precedieron en el tiempo a una realidad que definieron como independencia, la cual solo existió en los libros de historia. El hecho más relevante de las políticas borbónicas en Venezuela fue la creación de la compañía Guipuzcoana, y más a nivel continental, el hecho de que todas las guerras en que los franceses se involucraron en Europa, ligaron a España a ese mar de intrigas, las cuales repercutieron de manera acentuada en América.

Estas intrigas europeas motivaron casos en que las colonias pasaban de una administración francesa o de una española a formar parte de Inglaterra como el caso de La Habana que cayó en manos inglesas cuando Miranda tenía doce años de edad. O el caso de España que sede a Santo Domingo en 1795 y Trinidad en poder de los británicos en 1798. Pero más allá de la ocupación militar y económica está el asentamiento mental de una cultura de dominación a cual se enfrentó Francisco de Miranda, primero a través del ejercicio constante de la lectura analítica. (El Gran Arquitecto de la Liberacion Americana: (Francisco de Miranda De-colonizador) (Spanish Edition) Oct 5, 2017)

viernes, 13 de octubre de 2017

Panchito de Miranda por Eloy Reverón

Francisco de Miranda nació en la familia y la clase social adecuada y dentro de un fértil y fresco valle que medio siglo antes había estado sumido en una pobreza material que gracias a la producción y comercialización del cacao con la explotación de mano de obra esclava se había convertido en el centro de generación de la riqueza que hizo posible una de las generaciones que alcanzarán mayores límites de formación intelectual y de canalización de la sensibilidad artística donde la Panchito era uno de los primeros. 
En sólo cincuenta años, los miembros de aquella sociedad que no podía salir a la calle porque no tenía para comprar telas de luto después de la muerte del Rey, vio a don Sebastián de Miranda acumular capital vendiendo lienzos de Castilla y frutos. Caracas había atraído a las personas más acaudaladas de la región. No solo por su clima y la fertilidad de su suelo, sino que además había prosperado un ambiente liberal para la cultura, la filosofía y las artes.  
Poco hablan los historiadores de lo que significó Caracas en la formación de una base sólida en los inicios de personalidades destacadas, no solo como Francisco de Miranda, Simón Rodríguez, Andrés Bello. Fueron hombres universales que aprendieron la universalidad en la universidad y en la biblioteca del convento de la Merced. Así observamos en Miranda su compromiso ético con un mundo que transitó como a una patria universal, donde la Libertad constituyó en su diosa principal, junto a Clío y a Palas Atenea. Allí también pudo ingresar a los cursos de filosofía, artes y gramática griega y latina, donde estuvo el tiempo suficiente para forjar en su mente la abstracción del universo que induce la universidad en la comprensión de su etimología. La diferencia esencial, es que Panchito estaba destinado a vivir en lo concreto el universo abstracto de los libros porque supo cómo hacer presente a los relatos de la historia para él mismo convertirse en esa historia como germen de transformación, pero que además contaba con los recursos económicos para alcanzar semejante objetivo.
De esa Caracas surgió buena parte del pensamiento latinoamericano de la emancipación. Sus mentes claras actualizadas con las corrientes de pensamiento de su tiempo, pero sobre todo un pensamiento que hizo posible la conformación de ciudadanos organizando un Estado donde hasta hacía relativamente poco tiempo solo se conocían súbditos. 

Fuente: El Gran Arquitecto de la liberación americana Francisco de Miranda) 

martes, 10 de octubre de 2017

Un personaje de novela (Miranda) por Eloy Reverón

Un personaje de novela
Hace doscientos años que este personaje partió hacia la eternidad, y ahora es cuando realmente tenemos la oportunidad de acercarnos a la figura histórica de este maravilloso ser humano. Estudiar al Miranda histórico desencantará a quienes han soñado a través de una vida que parece una aventura, la de un Ulises que regresa a su Ítaca natal donde no tiene hogar ni un Argos que le reconozca. Una ciudad que le será ajena para todos, sobre todo después del terremoto de 1812. Tan ajena que ni siquiera la historia ha podido recordarla como era antes de la epidemia de la guerra, menos como manantial del pensamiento y praxis revolucionaria del siglo XIX.

La formación intelectual de Francisco de Miranda, al igual que Simón Bolívar, Andrés Bello, Antonio José de Sucre y Simón Rodríguez son apenas un reflejo de los que fue el ambiente intelectual de Caracas hasta el terremoto del Jueves Santo de 1812. Nunca será suficiente repetirlo porque la amnesia histórica ha perdido la relación de lo que fue la Caracas del Despotismo Ilustrado, del Siglo de las Luces y de la virgen de la Merced, patrona de los Grandes Cacaos.

Los sobrevivientes a ese holocausto, los miembros de la clase mantuana sacrificada en esa explosión social no perdonarán jamás a los revolucionarios, a quienes consideran autores de esa devastación. En el recuerdo histórico imprimirán su venganza colocando a personajes como Miranda en la mira del chivo expiatorio de todos los pecados de aquella clase conservadora que pretendió conservar sus privilegios en medio del derrumbe del imperio español en América, fue apenas Miranda quien previó el desastre que se podía generar.


lunes, 2 de octubre de 2017

Prolegómeno al camino iniciático Eloy Reverón

Existen muchos caminos y muchas formas de abordar el tema de la iniciación en la vida espiritual. Podemos pensarlo bien mientras nos movemos a su encuentro. También detenernos a reflexionar durante el tiempo que sea necesario acerca de este versículo antes de continuar: 

"Este es el camino de la vida espiritual y divina, y después de alcanzarla un hombre no se confunde más. Encontrándose así situado, uno puede entrar al reino de Dios incluso a la hora de la muerte". (Bhagad-Gita II.72)

Ver más